El smartphone es el sueño de MacGyver, aquel personaje de la serie ochentosa que ostentaba habilidad para resolver cualquier problema, o casi cualquier inconveniente que se le presente, sólo con algunas herramientas básicas. Ocurre que en su pequeño cuerpo, tan diminuto como para caber en el bolsillo, un teléfono inteligente incluye una cantidad de soluciones en verdad impresionantes.

Ensayemos una lista preliminar, en la que dejaremos fuera cientos y cientos de funciones posibles. Sin hacer referencia a sus naturales usos para la comunicación, un smartphone es una consola portátil, una linterna, una calculadora, un reportero del clima, un periódico, un libro digital, una cámara fotográfica, un monitor de nuestra salud, un reproductor de música, un termómetro, una brújula… el listado es casi interminable. Pero en esta nota nos enfocaremos en una función en particular: ¿puede un smartphone hacer las veces de microscopio?

Tal como podemos ver en esta nota, hace un tiempo un equipo de investigadores logró convertir un poderoso teléfono Nokia en un telescopio, tomando provecho de la robusta cámara del modelo Lumia 1020. Ahora bien, ¿un teléfono común y corriente, uno de los que se consigue en una tienda, puede ser empleado como un microscopio? Algunas apps disponibles prometen esta función, aunque por supuesto no podemos esperar que el móvil que está en nuestro bolsillo tenga las bondades de un microscopio de uso profesional como los que se ofrecen aquí http://equicient.com.ar/categoria/equipamientos-laboratorio/microscopios/ y en otros catálogos del rubro.

Como decíamos, hay algunas aplicaciones móviles (como la que aparece en este link) que ayudan a potenciar el zoom que la cámara de un teléfono tiene por defecto. Si bien muchas de estas apps prometen las cualidades de un microscopio, lo cierto es que se trata más de una “lupa móvil” que de uno de aquellos equipos de laboratorio.  Por lo demás, hay que tener siempre en cuenta que la calidad de la imagen que se amplía depende directamente de las capacidades de la cámara de cada teléfono en particular.

Pero más allá de las apps que dicen convertir el teléfono en un microscopio, hay algunos implementos tecnológicos que logran asemejarse más a los insumos profesionales ofrecidos por especialistas como Equicent (http://equicient.com.ar/) y otros del rubro. Es el caso de una propuesta que se conoce como Nurugo Micro. Tal como podemos ver en este video, la oferta se compone por una lente que hay que colocar por encima de la cámara del smartphone y que ofrece un aumento de hasta 400 veces el tamaño normal.

Esta lente trabaja de la mano de una aplicación especial, y con ella es posible observar las imágenes ampliadas en pantalla, tomar fotografías y videos, controlando además el nivel del flash.

Aquel no es el único caso: en 2014 salió a la luz otro proyecto que, en ese caso, prometía un brutal aumento de 1000 veces. Además, con una excelente noticia: decían que se ofrecerá esta solución a solamente 1 dólar. Más detalles al respecto pueden ser consultados en esta nota del sitio Xataka.

¿Una función más para sumar al listado de encantos del smartphone? Con las salvedades repasadas cuando se lo compara con los insumos profesionales de laboratorio, podemos decir que sí. Sin dudas, el smartphone le habría salvado la vida a MacGyver en más de una oportunidad.