Nuestros lectores saben que en QSC somos fans de las nuevas y viejas tecnologías, que somos curiosos, algo autodidactas, y que siempre queremos aprender. En esta ocasión hemos puesto la mirada en la Fórmula 1, una competencia que sabemos está plagada de tecnología. Pero una fresca noticia nos ha sorprendido: la prensa especializada cuenta que autoridades de la competencia quieren menos tecnología y más factor humano. ¿De qué se trata este asunto? ¿Qué significa que la F1 tendrá menos tecnología? ¿Acaso el avance tech va en contra de los conductores? ¿No era que les favorecía?

Según nos cuentan nuestros amigos del Instituto Tecnológico de Motores (http://www.institutoitm.edu.ar/), los dueños de la Fórmula 1 quieren achicar el margen tecnológico en la competencia para que ésta vuelva en cierta medida a sus orígenes. Se trata de Liberty Media, un grupo empresario que se hizo de los derechos de la F1 en el año 2016, que en un comunicado al que adscribieron muchos de los grandes responsables de la competencia dijo que desean preservar la historia de la Fórmula 1, con innovación tecnológica en el corazón aunque con un mayor foco en los aficionados y en los corredores.

¿Qué quiere decir que habrá “menos tecnología” en la Fórmula 1? Para comenzar, Liberty quiere que los motores (en específico las Unidades de Potencia) sean más simples, más baratos, y más ruidosos. ¿Qué amante de las competencias automovilísticas no disfruta del rugido de los motores?  Por lo demás, esperan que el uso de la tecnología no se traduzca en ventajas para las escuderías más poderosas, planteando de este modo una democratización, o sea, que todos cuenten con posibilidades análogas de innovación. En este orden, los responsables señalan que la forma en que se gasta el dinero debe ser más decisiva en la competencia que la cantidad de dinero que se gasta.

Responsables del curso de preparación de motores de competición de ITM (más detalles aquí http://www.institutoitm.edu.ar/cursos/detalle/7/preparacion-de-motores-de-competicion), explican que Liberty, el dueño de la Fórmula 1, procura establecer un criterio mixto: que cada coche se diferencia del otro, que cuente con elementos diferenciadores y un uso específico de las tecnologías, aunque en determinadas áreas de la mecánica y el diseño de los vehículo deben existir normas estandarizadas.

En definitiva, ¿el avance tecnológico va en desmedro de la habilidad y/o protagonismo de los conductores? En buena medida, esto es lo que dicen desde Liberty, ahora que han divulgado estos planes para el futuro cercano. De acuerdo a este grupo empresario, la tecnología y la ingeniería deben seguir siendo protagonistas en la Fórmula 1, aunque la habilidad del conductor debe ser lo que predomine. O sea, el hombre por sobre la máquina. Por otra parte, indicaron que los coches deben ser más manejables, esto para que sean mayores las oportunidades de adelantamiento durante las carreras.

Se espera que estas nuevas nociones comiencen a regir en la F1 a partir del año 2021. ¿Qué piensas de estos planes? Nos gustará leer tu opinión.