Las tareas relacionadas con el mundo de la informática y las nuevas tecnologías son sin duda uno de los rubros más apasionantes de nuestros tiempos. Los constantes cambios, las innovaciones y los nuevos campos de acción se abren continuamente e invitan a involucrarse más y más a aquellos que formamos parte de este maravilloso mundo.

Pero la propia dinámica y exigencias de las tareas pueden desarrollar hábitos poco saludables, asociados a la falta de movimiento. En general, las rutinas implicadas demandan gran concentración, horas de trabajo intenso y continúo, en el que tenemos que permanecer sentados por un lapso extenso.

Algunos proyectos insumen gran cantidad de horas de plena dedicación. En esta dinámica, no es de extrañar que el sedentarismo sea uno de los principales problemas que acompaña a la inmensa mayoría de trabajadores en este mercado. La obesidad se vuelve una probabilidad certera.

Y es que el constante cambio sobre modelos de computadoras y consolas y los adelantos tecnológicos resultan un verdadero imán para quienes disfrutamos de la informática. Permanecer sentado, buceando a través de sitios especializados y buscadores es un plan demasiado atractivo para los amantes de la tecnología.

Pero estos gustos suelen provocar rutinas sedentarias y falta de ejercicio; además de favorecer costumbres negativas en el mismo sentido. Entre ellas la de consumir snacks o “picar” entre comidas.

Para los hombres y mujeres dedicados a estas labores, el consejo natural es cambiar este hábito sedentario.Intentar cambiar pequeños aspectos de la rutina es el primer paso.

Algunas medidas sencillas incluyen ponerse una alarma y levantarse cada dos horas del lugar de trabajo, dar una vuelta y estirar las piernas. Por muy simples que parezcan estas pequeñas variantes pueden tener un efecto altamente positivo.

Asimismo, si acostumbramos a comer en la oficina o incluso cerca de nuestro espacio de trabajo, un cambio positivo es optar por salir de la oficina, ya sea para comprar o comer afuera, puede ser en un restaurante o una plaza. Este detalle a la hora del almuerzo puede hacer la diferencia diaria, obligándonos a un ejercicio diario de unos 10 o 15 minutos, además de permitirnos estirar las piernas.

Una botella de agua al lado del mobiliario de trabajo, que acompañe continuamente las tareas, es otra iniciativa, que puede aportar en el mismo sentido, ya que hará más natural la rutina de tomar agua regularmente.

Una curiosidad es que, a la hora de elegir tratamientos específicos para acompañar un cambio de rutina, muchos trabajadores informáticos buscan en la homeopatía para adelgazar la respuesta a sus necesidades.

La elección por esta disciplina alternativa probablemente esté relacionado con los buenos resultados que se reflejan en internet sobre sus procedimientos y el uso de remedios naturales.

Asimismo, la forma de preparación de los medicamentos, basados en elementos minerales y naturales, enfocada en cada perfil e historial individual y que aseguran una influencia directa sobre las necesidades de cada persona en cuestión, resulta muy atractivo para este grupo de pacientes.

En definitiva, este tipo de opciones, diferentes a la medicina tradicional, parecen ofrecer un enfoque novedoso y original que resulta más afín con la personalidad de estos profesionales.

Se trata de personas altamente exigentes, que no seleccionan un laboratorio, farmacia o consultorio, solo por la primera referencia de una búsqueda como “farmacia magistral Flores” o “centro de homeopatía”, sino que realmente se sirven y consumen inteligentemente toda la información disponible sobre cada opción, lugar o profesional implicado.