Las tareas de mantenimiento y de limpieza del área de sistemas de cualquier empresa siempre es una función que debe realizarse con suma responsabilidad, pero todas las normas vigentes empalidecen cuando las comparamos con el sector de la salud, donde los requerimientos tienen una máxima exigencia y, sobre todo, no admiten errores.

Desde Cleanmanagers, empresa dedicada a brindar servicios de limpieza en clínicas y hospitales, nos informan que, efectivamente, la posibilidad de trabajar en el área de sistemas de cualquier establecimiento relacionado con el ámbito de la salud requiere, en primera instancia, de una serie de procesos de formación profesional para obtener los avales necesarios en este sentido.

Es decir que la limpieza de cualquier área tecnológica dentro de un establecimiento de la salud recae bajo las mismas normas que dependen de cualquier otro sector dentro del mismo edificio. Esto implica la utilización de productos químicos que deben ser aprobados por el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT, por sus siglas), algo que, desde luego, no es estrictamente necesario para el área de sistemas de cualquier otro rubro.

Algo similar ocurre en relación a los requerimientos en términos de salud que pesan sobre el profesional de la tecnología que trabaja en el ámbito sanitario. En esencia, hay que decir que los protocolos son rigurosos en casi todos los aspectos, y que para trabajar de manera segura es imprescindible cumplirlos en tiempo y forma.

De ahí que las tareas de limpieza sean tan importantes para el normal desempeño del área de sistemas dentro de este ámbito. A continuación compartimos un interesante enlace respecto algunas de las funciones que deben cumplirse durante las tareas de limpieza de hospitales, desde luego, incluyendo el área de sistemas: http://www.cleanmanagers.com/limpieza-hospitales/.

También hay que decir que esto no afecta en absoluto el trabajo de los profesionales en tecnología; todo lo contrario, de hecho permite establecer áreas de trabajo mucho más seguras para quienes se desarrollan profesionalmente allí. En otros términos, es mucho lo que podemos aprender del ámbito sanitario, y mucho lo que podemos aplicar a nuestro entorno laboral.

Cuestiones tan lejanas a nuestro trabajo como la contaminación cruzada, los residuos patológicos, entre otros, han conseguido establecer una serie de protocolos de limpieza que funcionan a la perfección. Es probable que no tengamos esos problemas en nuestro trabajo, pero que también que esos protocolos resulten sumamente eficientes si los aplicamos de forma razonable sobre los equipos que están bajo nuestra responsabilidad.

Minuciosidad, compromiso, y una actitud preventiva en relación a la limpieza pueden hacer mucho por el área de sistemas de cualquier empresa. En este contexto, los profesionales del sector harán bien en mirar hacia el ámbito de la salud para asimilar tareas de limpieza que, además de ser eficaces, también aspiran a lograr un entorno laboral mucho más seguro para la salud. Con la incorporación de equipos cada vez más costosos, esto será una necesidad de primer orden para la mayoría de las empresas.