Es sabido que los usuarios de iOS y de Windows suelen ser bastante fanáticos de sus computadoras y suelen creer que el otro está del lado incorrecto de la vida. Si bien es cierto que ambas opciones tienen sus pros y sus contras, es probable que haya buenos argumentos de ambos lado. Sin embargo, hay algo que une a estos dos tipos de usuario: las alertas para instalar actualizaciones del Sistema Operativo.

Los usuarios que no tienen grandes conocimientos técnicos suelen preguntarse cuál es la importancia de realizar estas instalaciones. La realidad es que estas actualizaciones son mejoras que se realizan tanto al sistema operativo como a algunas de las aplicaciones que se ejecutan.

Existen dos tipos de actualizaciones: las parciales y las totales. Las primeras son conocidas como “parches” y su objetivo es hacer pequeñas alteraciones para que la computadora funcione correctamente, se solucionen errores del sistema e incluso eliminar la vulnerabilidades que pueden llegan a hacer que tengas que tengamos que acudir a un técnico en reparación de computadoras. Este tipo de actualización puede ocurrir con mayor o menor frecuencia, pero suele darse al menos una vez por mes. Las actualizaciones totales se dan cuando el S.O. es reemplazado por una versión nueva. Al principio, estas actualizaciones se vendían como un nuevo software, obligando al usuario a tener que gastar dinero cada 2 o 3 años para tener la última versión. Ya hace unos años, Apple comenzó a aplicar las actualizaciones de iOS de la misma manera que los parches, permitiéndole a los usuarios no tener que hacer un gasto extra más allá del hardware. Microsoft replicó esta estrategia cuando, por un tiempo limitado, le permitió a usuarios de Windows 8 actualizar a 10 sin cobrar.

Este proceso de actualización puede ser manual o automático y, dependiendo de los gustos de personalización del sistema por parte del usuario, pueden ir instalándose a medida que salen o todas juntas después de un tiempo. Esta segunda opción puede ser un problema, ya que el proceso puede llegar a durar muchos minutos, lo que puede hacer que la computadora no esté disponible por un tiempo largo.

Un técnico especializado en reparación de PC o Mac siempre va a recomendar mantener el sistema operativo actualizado ya que elimina los errores de ejecución que pueden detectarse a lo largo de los meses, aumentar la seguridad del sistema ante ataques externos, disminuye la posibilidad de incompatibilidad con determinado hardware o software y mejora el rendimiento general de la computadora.

Lamentablemente, los sistemas operativos tienen una expectativa de vida de unos años. Microsoft suele anunciar el fin del ciclo de sus productos con bastante tiempo de anticipación. En el caso del Windows 10, la fecha anunciada es el 14 de Octubre de 2025. Apple suele mantener al menos tres sistemas operativos funcionando, finalizando su vida útil a medida que se lanzan dispositivos nuevos. Con esto, ambas empresas terminan haciendo que el usuario termine obligado a cambiar tanto el S.O. como el hardware después de una cantidad de años.