Algunas cosas que podemos aprender de la limpieza del área de tecnología dentro del ámbito sanitario

Las tareas de mantenimiento y de limpieza del área de sistemas de cualquier empresa siempre es una función que debe realizarse con suma responsabilidad, pero todas las normas vigentes empalidecen cuando las comparamos con el sector de la salud, donde los requerimientos tienen una máxima exigencia y, sobre todo, no admiten errores.

Desde Cleanmanagers, empresa dedicada a brindar servicios de limpieza en clínicas y hospitales, nos informan que, efectivamente, la posibilidad de trabajar en el área de sistemas de cualquier establecimiento relacionado con el ámbito de la salud requiere, en primera instancia, de una serie de procesos de formación profesional para obtener los avales necesarios en este sentido.

Es decir que la limpieza de cualquier área tecnológica dentro de un establecimiento de la salud recae bajo las mismas normas que dependen de cualquier otro sector dentro del mismo edificio. Esto implica la utilización de productos químicos que deben ser aprobados por el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT, por sus siglas), algo que, desde luego, no es estrictamente necesario para el área de sistemas de cualquier otro rubro.

Algo similar ocurre en relación a los requerimientos en términos de salud que pesan sobre el profesional de la tecnología que trabaja en el ámbito sanitario. En esencia, hay que decir que los protocolos son rigurosos en casi todos los aspectos, y que para trabajar de manera segura es imprescindible cumplirlos en tiempo y forma.

De ahí que las tareas de limpieza sean tan importantes para el normal desempeño del área de sistemas dentro de este ámbito. A continuación compartimos un interesante enlace respecto algunas de las funciones que deben cumplirse durante las tareas de limpieza de hospitales, desde luego, incluyendo el área de sistemas: http://www.cleanmanagers.com/limpieza-hospitales/.

También hay que decir que esto no afecta en absoluto el trabajo de los profesionales en tecnología; todo lo contrario, de hecho permite establecer áreas de trabajo mucho más seguras para quienes se desarrollan profesionalmente allí. En otros términos, es mucho lo que podemos aprender del ámbito sanitario, y mucho lo que podemos aplicar a nuestro entorno laboral.

Cuestiones tan lejanas a nuestro trabajo como la contaminación cruzada, los residuos patológicos, entre otros, han conseguido establecer una serie de protocolos de limpieza que funcionan a la perfección. Es probable que no tengamos esos problemas en nuestro trabajo, pero que también que esos protocolos resulten sumamente eficientes si los aplicamos de forma razonable sobre los equipos que están bajo nuestra responsabilidad.

Minuciosidad, compromiso, y una actitud preventiva en relación a la limpieza pueden hacer mucho por el área de sistemas de cualquier empresa. En este contexto, los profesionales del sector harán bien en mirar hacia el ámbito de la salud para asimilar tareas de limpieza que, además de ser eficaces, también aspiran a lograr un entorno laboral mucho más seguro para la salud. Con la incorporación de equipos cada vez más costosos, esto será una necesidad de primer orden para la mayoría de las empresas.

Las empresas ante el desafío de la innovación tecnológica

Para quienes nos dedicamos al rubro de la tecnología y los servicios informáticos, la competencia por captar clientes es cada vez más compleja, pero a la vez la demanda no deja de crecer. Y es que, más allá del tamaño de una compañía o su rubro de acción, las necesidades relacionadas con la innovación y las tecnologías son una constante. La digitalización de los servicios y los procesos productivos, la siempre presente necesidad de innovación y las demandas renovadas y constantes de los usuarios son algunos de los requisitos que forman parte de las compañías. A esto debe sumarse las estrategias de marketing, publicidad y redes sociales, que además de su componente estratégico también reclaman de soluciones de infraestructura y conectividad acordes a la oferta que se quiere brindar. Y es que si en el pasado, para un negocio pequeño podía ser suficiente un especialista en servidores y redes, en los tiempos actuales la complejidad de las tecnologías y la variedad de opciones disponibles obligan a considerar la contratación de servicios más integrales, que sumen además de hosting, asesoria especializada, controles de seguridad (ya sea de cámaras de monitoreo o recursos informáticos) y otras tantas cuestiones que hoy deben ser cubiertas. Actualmente, para las pequeñas empresas resulta casi imposible estar al corriente y mantener el ritmo de actualizaciones del mercado sobre la gran cantidad de productos y servicios relacionados con la tecnología que surgen diariamente. No es de extrañar que crezca la necesidad de contratar servicios de empresas especializadas, como Znet, que funcionan como un puente natural entre los grandes partners tecnológicos y las pymes. Y es que los gigantes de la tecnología y la informática están diariamente creando nuevos protocolos, estándares y soluciones potencialmente disruptivas para todos los segmentos del negocio. Por supuesto, todo esto es absolutamente beneficioso para cualquier industria, pero en el momento de incorporar efectivamente las opciones a una empresa concreta, la ecuación cambia completamente.

Ser disruptivos en el negocio es una máxima que se repite en forma continua, sin embargo, no es tan fácil poder delimitar en qué es necesario ser disruptivos y si, en definitiva, realmente vale la pena hacerlo. La respuesta a esta pregunta está seguramente en manos de especialistas TIC que puedan adaptar y asesor a las empresas sobre qué tipo de soluciones son las que vale la pena integrar a los procesos de negocio. Servicios especializados como los que se detallan en https://www.z-net.com.ar/consultoria-it/ permite personalizar propuestas macro y evaluar sobre su conveniencia o no de ser sumadas al negocio. Términos como big data e inteligencia artificial comienzan a transformarse en constantes de los procesos de las empresas y prometen atravesar sectores y estrategias. A esto se suma los recursos que deben destinarse a la seguridad informática, un rubro que no deja de mostrar su importancia con el correr de los tiempos. No contar con un un asesoramiento y trabajo contínuo en esta área, de forma de poder controlar y seguir cualquier episodio relacionado con intentos de hackeo a los servidores o correos, es una actitud que ninguna empresa puede ya defender. Para tener una idea, las fugas de datos de las empresas por descuidos propios aumentaron un 23% en los últimos dos años, según un estudio del Ponemon Institute LLC, Estados Unidos. Esa pérdida representa unos 3,79 millones de dólares para las compañías.

Los beneficios que trajo la incorporación de la tecnología a la hora de estudiar

Cuanto nuevo nos ofrece la incorporación de la tecnología en todos los campos de la vida. Entre estas cosas una amplia gama de ofertas académicas se pone a disposición en la web para quienes deseen o bien para los que necesiten optar por una modalidad de estudio a distancia y online. Los últimos años se nota un incremento importante en la elección del formato virtual para encarar distintos estudios. Tal como nos cuentan los profesionales de Saeni, un centro especializado en medicina estética, en consecuencia ha crecido enormemente la oferta de carreras en sus distintos niveles, cursos, tecnicaturas y propuestas de capacitación en diversos oficios.

Formarse a distancia, a través de la web, tiene muchos beneficios tanto para quienes dictan las clases así también como para los que eligen esta modalidad de educación virtual. Es un método sumamente práctico y cómodo de aprendizaje. Muchos no cuentan con el tiempo físico para tomar clases presenciales, pero aun así desean capacitarse y mantenerse activos en el mundo académico por lo que esta propuesta resulta una herramienta por demás atractiva.

Este tipo de modalidades incluyen como parte de sus planes de estudio todas las herramientas tecnológicas para facilitarles a los alumnos el material completo de consulta y lectura para abordar la capacitación. Así como también interactuar con profesionales en tiempo real. Estos intercambios entre alumnos y docentes hoy son aún más sencillos con la incorporación de redes sociales, chats, video conferencias. Por lo general están dictados por equipos docentes experimentados y de trayectoria. Se entregan títulos legalizados y certificados.

Tan sencillo como navegar por internet para poder acceder a toda clase de ofertas en formación como, por ejemplo la propuesta de esta sociedad argentina de estética y nutrición que ofrece como podrán ver aquí https://www.saeni.com.ar/cursos/cursos-cosmiatria/, cursos de amplia formación profesional en ese rubro.

Ahora sería interesante tener en cuenta algunas cuestiones a la hora de encarar estudios a distancia. Si bien para muchos es un gran beneficio, otros tantos requieren de la modalidad presencial. Mucha gente necesita un seguimiento in situ, o sea en vivo y personalizado para llegar a buen término con el estudio y aprendizaje, con tiempos marcados, y sin distracciones. Ser autónomo puede significar una gran ventaja, aunque este sistema puede que no sea para cualquiera.

Es esencial lograr organizar y optimizar los tiempos en forma adecuada, de esta manera el resultado será exitoso. Es importante entender que, si bien la modalidad virtual permite estudiar en cualquier parte y en cualquier momento, es necesario destinarle el tiempo que requiere y la concentración adecuada. Y por qué si estos puntos suponen ser obviamente claros vale la pena tomarse un segundo para organizarlos y que queden bien delineados.

Y esto es porque el hecho de optar capacitarse en forma presencial no permite hacer nada más en simultáneo durante la hora de clase. En cambio, encarar estudio online da lugar al “mientras tanto”.

¿Qué queremos decir con el “mientras tanto”? Significa poner música o TV de fondo, acercarse a la heladera a picar algo, atender teléfono, ver y contestar mensajes, los quehaceres de a diario, todo esto es posible siempre y cuando “mientras tanto” se logre encontrar cierto equilibrio entre ambas cosas y no produzca un efecto de distracción. Y como resultado consecuente perder el tiempo. Ahí estaría la clave. Entender que la organización, el compromiso ayudarán a aprovechar al máximo esta modalidad combinando las actividades diarias y las ganas y/o necesidad de formarnos.